bioparc

Rain Forest Valencia, S.A. ha presentado al Ayuntamiento de Valencia un proyecto para los 25.000 m2 situados en la parte noreste del parque de animales, lindando con la Avenida Pío Baroja y el Parque de Cabecera. En dichos terrenos están ubicadas la Alquería del Rey, el Camí del Pouet y la Casa Figuerols que actualmente están inmersas en un plan de intervención arqueológica que será la base para la realización del posterior proyecto constructivo. El propósito es rehabilitar estas edificaciones para ser un gran espacio educativo, con un albergue, un centro formativo y un aula de naturaleza, con el objetivo de dar continuidad al fin educativo de BIOPARC, concienciar sobre la necesidad de conservar la naturaleza y el entorno próximo. Dicha restauración permitirá poner en valor estos edificios históricos y posiblemente pueda ser incluida en una ruta de alquerías de la ciudad de Valencia.

El resto del diseño presentado está basado en dos elementos, el agua y el aire. Y todas las experiencias girarán en torno a ellos, pues se trata de acercar la naturaleza a la ciudad y que los visitantes puedan disfrutarla en primera persona. La naturalización de esta zona se inspira en África y como BIOPARC tiene un importante componente acuático con ríos lentos y rápidos, playas fluviales o el innovador “canyoning” donde personas de diferentes edades podrán interactuar con el agua. Por el aire se contará con puentes tibetanos, tirolinas y pasarelas desde las que contemplar los paisajes africanos de BIOPARC desde lo alto.

El objetivo es completar la experiencia vivida en el parque respetando sus principios y valores, pues suma a la experiencia contemplativa de la visita una experiencia activa de inmersión en un elemento emblemático de la capital del Turia, el agua. Cabe recordar que Valencia es la única ciudad que alberga un parque natural, la Albufera y que BIOPARC recrea humedales africanos y se ubica en el parque de Cabecera, la entrada del río en la ciudad. En este nuevo planteamiento se pretende introducir a la persona en el medio natural y, por supuesto, no se incluyen los animales.

El proyecto completo tiene una inversión estimada entre 12 y 15 millones de euros, con una creación de 50 a 70 puestos de trabajo directos.

Por su parte, el Ayuntamiento va a proceder al estudio de la propuesta, según ha explicado  el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarriá, ante las preguntas de los periodistas.

 Tal como ha señalado el edil, dentro de la concesión del proyecto de Bioparc en su día entraban dos parcelas, que llevan años sin tener uso definido; y además, una de ellas contiene unas alquerías protegidas que han de ser rehabilitadas. Sarriá ha asegurado que era “imprescindible, cuanto antes, que se concretaran los usos de dichas parcelas”.

Según ha indicado, la empresa concesionaria, Rain Forest, ha planteado habilitar en una de ellas, precisamente en la que se ubican las alquerías, “un uso aún por desarrollar, que estaría relacionado con el carácter de parque recreativo o parque acuático”. Ante las preguntas de los periodistas, Sarriá ha explicado desde la Concejalía se va a analizar la compatibilidad de dicha propuesta con los parámetros urbanísticos de la zona, así como ir definiendo el uso de las alquerías y el proyecto en sí, ya que “aún se está en fase de propuesta inicial”.

 “No podemos tomar una decisión hasta no conocer con más detalle la absoluta compatibilidad con los parámetros urbanísticos”, ha manifestado el concejal. “La propuesta la hemos conocido ayer, y lógicamente aún no puede haber ninguna decisión. Son parcelas en las que la empresa tiene la capacidad de proponer usos, pero los que hasta ahora se habían planteado no eran compatibles con la calificación de las parcelas”.

 El delegado ha concluido explicando que lo que se tiene en estos momentos es “sólo un boceto sin desarrollo; y en cuanto lo conozcamos con detalle podrá haber una respuesta por parte del equipo de gobierno”.

 

Compartir