Aldaia ha celebrado las primeras fallas declaradas como Patrimonio de la Humanidad por todo lo alto. Uno de los actos más emotivos de las fiestas josefinas ha sido la ofrenda de flores.

Las nueve comisiones del municipio han recorrido las calles de Aldaia para ofrecer sus ramos a la Virgen.

El recorrido fallero ha comenzado en el antiguo colegio Mariano Benlliure, ha pasado por la Calle Mayor hasta la plaza de la Constitución. La imagen de la Virgen se sitúa en el ayuntamiento donde los voluntarios han montado la imagen con los ramos de flores.

La comisión fallera con más miembros en Aldaia es San Vicent que además este año ha ganado el primer premio al monumento grande.

El municipio se ha volcado con la celebración de uno de los actos más emotivos de las fiestas falleras. El municipio ya prepara las fallas del 2018.

Compartir