Media hora es el tiempo que se ahorrará para ir de Madrid a Castellón cuando finalicen las obras del Corredor Mediterráneo. Así lo ha asegurado hoy el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tras recorrer en un tren laboratorio de Adif el tramo Valencia-Castellón.

Con una inversión de casi 200 millones de euros, estas vías que unen ya dos de las tres capitales de provincia de la Comunitat Valenciana han iniciado la circulación en pruebas. Además del ahorro de tiempo, de la Serna ha declarado que se cuadruplicarán las frecuencias de los trenes con dos AVE y dos Intercity diarios que darán cabida al traslado de  1200 pasajeros.

El ministro también ha anunciado que Adif presentará en los próximos meses el proyecto para la mejora de la línea entre Aragón y la Comunitat Valenciana. Y es que con él se completará la unión del eje cantábrico y el mediterráneo.

La apuesta por el Corredor Mediterráneo da así un paso más para su puesta en marcha. Una obra que, en palabras de Íñigo de la Serna, supondrá un “salto hacia adelante en las comunicaciones de esta comunidad autónoma”.

Compartir