Tras el parón fallero han regresado las tertulias de Ágora donde se ha aprovechado para realizar un balance de las primeras Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Mientras para el abogado y miembro del Partido Popular, Vicente Ibor, las fiestas de 2017 han discurrido con una valoración “positiva” por la afluencia turística, para Juan Carlos Galindo, asesor político, las Fallas “olían mal”. “El Ayuntamiento de Valencia ha estado más centrado en lo efectista que en lo práctico”, señalaba Galindo añadiendo que “la organización podría haber estado mejor”.

El periodista Vicent Climent también criticaba la suciedad de las calles así como la Falla del Ayuntamiento de la que aseguraba no comprender señalando que es “la menos representativa de lo que son los monumentos falleros”.

Compartir