El epicentro del incendio industrial que vivió el Polígono Fuente del Jarro el pasado 8 de febrero está “en un grado de destrucción total”, así lo ha destacado José Miguel Basset, inspector jefe del Consorcio Provincial de Bomberos, en una tertulia especial sobre emergencias del programa Ágora.

Según Basset a modo de balance, respecto al resto de industrias cercanas a Indukern, empresa química donde se originó el fuego, hay grandes afectadas al haberse destruido en su totalidad mientras algunas ya están trabajando con normalidad y otras todavía continúan a la espera de poder reabrir sus puertas.

Sin embargo, para el jefe del Consorcio Provincial de Bomberos el principal problema está en el saneamiento de la estructura de Indukern. Un trabajo que “está resultando complejo” por la presencia de productos químicos.

Compartir