La tradicional pista de hielo, el trenecito y el nuevo carrusel de la plaza del Ayuntamiento son obras de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia que, esta Navidad, ponen a disposición de los valencianos un sinfín de actividades por toda la ciudad.

Como todos los años, los comercios implicados alegran las compras navideñas con una gran variedad de actividades programadas. Este 2016, no se han quedado atrás.

En palabras de la gerente de la Asociación, Julia Martínez, se trata de ofrecer una experiencia de compra única al comprador que, junto a los niños, puede disfrutar de una jornada de Navidad divertida, amena y fructífera.

Compartir