podólogos

Miles de personas participarán, de forma directa o indirecta, en los desfiles procesionales de Semana Santa que se celebran estos días en toda España. Los pies constituyen una de las partes del cuerpo que más sufre durante la participación en las procesiones debido a que se someten a esfuerzos poco habituales como soportar el la carga de los pasos, largas caminatas u horas de espera sin asiento, ya sea por realizar estación de penitencia o esperar el paso de los cortejos de hermandades en las calles.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos y el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) aseguran que es importante mantener prácticas saludables tanto antes como durante y después de las procesiones, así como visitar la consulta de un profesional de la podología ante cualquier duda para prevenir dolencias y lesiones.

Permanecer demasiado tiempo de pie, caminar durante horas a paso muy lento, cargar con un peso, utilizar un calzado inadecuado o pisar los restos de cera de los desfiles en el pavimento, pueden acarrear problemas y molestias, como ampollas, dolores o uñas negras, entre otros, que se podrían evitar según los podólogos.

DECÁLOGO PARA PROTEGER LOS PIES ESTA SEMANA SANTA

1.- Evitar zapatos que queden muy apretados o muy flojos, porque el roce puede provocar la aparición de ampollas. Estrenar un zapato el día que se va a estar muchas horas de pie o caminando no es una buena idea.

2.- Procurar utilizar zapatos no muy estrechos, acordonados y con un tacón de no más de 4 centímetros, preferiblemente de piel para que el pie pueda transpirar y que tenga suela de goma u otro material antideslizante para no resbalar, sobre todo en caso de lluvia o donde haya restos de cera.

3.- Utilizar calcetines cómodos, que no sean nuevos y sin costuras para evitar rozaduras.

4.- Hidratar y nutrir el pie con una crema que contenga urea, antes de salir a la procesión, es fundamental para que se mantenga flexible.

5.- No permanecer periodos prolongados de tiempo de pie.

6.- Tras la procesión, son aconsejables unos baños de contraste que alternen agua fría y tibia, usar jabones suaves, secar muy bien todo el pie y aplicar una crema hidratante.

7.- Si aparecieran ampollas se recomienda que sean tratadas por un podólogo.

8.- Las uñas negras también deben ser vistas por un podólogo. Aparecen como consecuencia de un zapato que queda justo o a causa de un golpe grande, como un pisotón.

9.- Para aquellos cofrades, costaleros o penitentes que vayan a participar en los desfiles se recomienda una revisión podológica personalizada.

10.- Algunos de estos consejos son igualmente aplicables a las personas que salen esta Semana Santa de vacaciones a otros lugares o de excursión a la montaña.

Compartir