El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, deberá declarar como testigo del juicio de la primera época de Gürtel (1999-2005). La decisión ha sido tomada por la mayoría del tribunal de la Audiencia Nacional, dos de los tres magistrados, tras la petición realizada por la acusación popular Adade.

Aunque no hay una fecha establecida para testificar, el presidente del tribunal Ángel Hurtado, ha señalado que la declaración de Rajoy será una prueba admisible por lo que se lo tomará declaración “el día que se marque según el calendario previsto”.

El presidente del Gobierno se sumará así a los casi 300 testigos que se han llamado a declarar como Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja, Rodrigo Rato o Esperanza Aguirre.

Compartir