“Todo lo que se restringe debe de tener una alternativa”. Con estas palabras la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez, señalaba su descontento ante la última medida de la concejalía de Movilidad sobre la restricción del aparcamiento nocturno en el carril bus de la ciudad.

Una iniciativa que no cuenta con el respaldo del Grupo Socialista al no haber sido consensuada. Aunque desde el Ayuntamiento se ha anunciado que será el próximo lunes 10 de abril cuando se aplique la restricción todavía hay una duda pendiente: ¿se multará a los vehículos?

“Vamos a ver cómo acaba la iniciativa”, comenzaba Sandra Gómez, “algo que inicié cuando llegué a Protección Ciudadana fue que la Policía no iba a empezar nunca a multar cualquier tipo de iniciativa nueva que se llevara a cabo por parte de Movilidad”. “Los cambios hay que hacerlos de forma progresiva y es mucho más efectivo y genera mejor percepción para la ciudadanía empezar con campañas informativas en lugar de empezar con la sanción”, sentenciaba Gómez.

El objetivo de Sandra Gómez es claro y buscará el consenso para llegar a un acuerdo de Movilidad aprobado por todo el Gobierno de la Nau y los sectores valencianos implicados.

Compartir