Solidaridad y fallas van unidas de la mano y en Aldaia dan muestra de ello. Este año, las nueve comisiones falleras y la Junta Local han participado en la Operación Kilo. Se trata de una acción que une fiesta con ayuda a los más necesitados.

Las comisiones han realizado un pasacalles que ha finalizado en la Residencia de las Monjas de la calle de la Iglesia de Aldaia.

Todas las fallas del municipio han dejado aportaciones de alimentos no perecederos.

El domingo tuvo lugar con esta Operación Kilo el acto más solidario de toda la programación fallera de Aldaia. Una vez finalizado la entrega de alimentos todos los falleros se han citado en el siguiente acto programado, la última mascletà del 2017.

Las fallas de este año, las primeras tras la declaración como patrimonio de la humanidad, concluyeron en el municipio con la tradicional cremà de los monumentos falleros.

Compartir