zaza

(Com. Prensa).- Nueve de nueve. El Valencia CF continuó con su buena racha de resultados en una semana fantástica y sumó en el Nuevo Estadio de los Cármenes su tercera victoria consecutiva tras derrotar al Granada por 1-3, en un gran encuentro de los de Voro que estuvieron letales en ataque, concentrados en todas sus líneas y en racha ascendente en este tramo final de la temporada.

Era un choque vital para los locales que necesitaban el triunfo para tener todavía algunas esperanzas en la permanencia. Y el Valencia CF buscaba demostrar su valía y que quiere acabar la Liga lo más arriba posible en la clasificación. Así, a los cuatro minutos un gran centro de Carlos Soler fue rematado de cabeza por Santi Mina y el balón salió fuera por poco. El gallego se metió muy bien entre los centrales, pero no ajustó el testarazo.

Había intensidad sobre el césped. Se notaba la importancia del choque para unos y otros. Cada jugador peleaba por dominar la situación y, por momentos, se veían errores en el pase por la presión total. El Granada, a base de más corazón que cabeza, también trataba de crear peligro en el área de Diego Alves, aunque sin acierto en el disparo final. Zaza, al filo del cuarto de hora, se sacó un potente latigazo que se fue ligeramente desviado del marco del meta mexicano Ochoa. Y poco después Wakaso también lo probó desde fuera del área y el balón rozó el poste izquierdo del marco valencianista.

Pero este delantero internacional italiano no ceja nunca en su empeño de defender con orgullo y responsabilidad el escudo del murciélago. Pelea y pelea hasta la extenuación, lo da todo en cada encuentro y merecía el premio del gol desde hace ya varias jornadas. Y, por fin, rompió esa racha en el minuto 19 cuando conectó un cabezazo espectacular tras gran centro del Montoya. Y el ‘12’ quería más y más y una asistencia medida de Santi Mina le permitió meter el pie con contundencia en el segundo palo y certificar el 0-2 en el marcador. En apenas dos minutos, dos goles. Impresionante.

Y Zaza, en un contragolpe fulgurante iniciado por Cancelo, tuvo el tercero de la mañana, pero en esta ocasión se topó con una gran mano de Ochoa. Lo mismo que Santi Mina, quien marcó de cabeza pero el colegiado señaló fuera de juego del gallego, eso sí por centímetros. Habría sido ya demoledor el Valencia CF con un fútbol muy práctico y contundente. Y con 0-2 se acabó una muy buena primera mitad de los de Voro, que se mostraron letales en dos minutos y muy consistentes en todas las líneas.

Tras el descanso y, tras un lógico arranque de raza del Granada en busca de recortar diferencias, el Valencia CF tuvo el temple de saber esperar y destrozar a su enemigo tras una acción personal de Carlos Soler que centró al área y Santi Mina, muy listo, batió por bajo a Ochoa. Todo ello después de una posesión muy larga de los blanquinegros que dieron un sinfín de toques sin que el Granada pudiera hacer nada. Sexto tanto del gallego, que fue al banquillo para festejarlo con su compañero y amigo Jaume Doménech, y explosión de júbilo de todos los jugadores y aficionados que se dieron cita en el Nuevo Estadio de los Cármenes.

Pasada la hora de juego el Granada recortó diferencias tras un mal saque de puerta de Diego Alves, que se resbaló al conectar con el balón. El balón lo recogió Ponce, quien pese a la oposición de Mangala, disparó cruzado lejos del alcance del meta brasileño. Ese 1-3 animó a la grada y al conjunto de Lucas Alcaraz. Pese a esa reacción local Munir y Carlos Soler tuvieron el cuarto, pero Ochoa lo evitó con dos buenas intervenciones. Y de nuevo los mismos protagonistas crearon instantes después mucho peligro sin la recompensa del gol.

Ya no se movería el marcador pese a que el Valencia CF tuvo sus ocasiones de certificar una victoria más amplia ante un rival que echó el resto. Lo más importante fue la imagen de los de Voro en el Nuevo Estadio los Cármenes y su magnífica semana en la que ha derrotado al Deportivo, Celta y Granada.

Compartir